Arquitectura

La carrera se dicta actualmente en 33 universidades a través de 48 programas ofrecidos a lo largo del país y en todas las sedes de esas instituciones. La matrícula total es de 12.202 estudiantes.

2016 CARRERAS arquitectura

Arquitectura, junto con Derecho, se caracteriza por estar entre las de mayor duración a nivel nacional (SIES, 2014), llegando al extremo de 20 semestres (U. de la Américas). Las de menor duración se imparten en las universidades de Viña del Mar, Católica de Valparaíso y del Desarrollo, con promedios inferiores a los 15,5 semestres.

Las tasas de deserción al primer año son, en general, elevadas en comparación con otras carreras incluidas en el estudio. Dos universidades presentan tasas  superiores al 30% (UDP y UCH) y solo una logra un promedio inferior al 10% (UC), la más baja, de 9,8%.

En cuanto a la acreditación, solo 18 tienen la carrera acreditada y tres lograron el máximo de años (PUC y UCV, más la U. de Chile).

Las tasas de empleabilidad son positivas, aunque inferiores a varias otras carreras del estudio. Se distribuyen entre un 95% (U. Católica del Norte) y 72% (U. de Valparaíso). Destacan tres instituciones que logran cifras iguales o superiores al 90% de empleo al primer año de titulación: las universidades Mayor, PUC y UCH.

El ingreso de un arquitecto al cuarto año de graduado fluctúa entre un máximo de  $1,1 a $1,2 millones (PUC, UNAB, UACH, UCN, UCEN, UCH, ULS, UTAL, UDD y U.Mayor) y un mínimo de $900 mil a $1 millón mensuales (USACH, UVM y UDP).

En cuanto a los costos de estudiar la carrera, los aranceles anuales varían entre los $2 millones (U. de los Lagos) hasta $ 5 millones (PUC); el arancel promedio del grupo es de 3,5 millones. Entre las universidades más baratas están la U. Arturo Prat y U. Católica del Maule, con aranceles inferiores a los $2,6 millones anuales; mientras que entre las más caras están la UDP, UNAB y UMAYOR, con aranceles que duplican a las menos costosas.

En consecuencia, las brechas de arancel varían entre $0 pesos (U. Arturo Prat) y un máximo de casi $ 2 millones (U. Católica de Chile).

El promedio de las tasas de rentabilidad es solo un 62,3%, debido al alto costo de  invertir en una carrera tan larga y con ingresos más bien de medio a bajos.

A pesar de que ninguna institución tiene más del 100% de rentabilidad, dos superan el 80% (UDD y UNAB); mientras que entre las con cifras inferiores al 50% están la UTEM (46,7%), UDP (46,3%) y UDLA (26%).

Entre las universidades estudiadas destacan algunas con mejores indicadores que la mayoría: la UDD, acreditada por 6 años, tiene una deserción relativamente baja (12,9%) y una duración de 15,4 semestres. Su empleabilidad es razonable (86,5%), sus ingresos son de entre $1,1 y $1,2 millones mensuales, lo que permite una rentabilidad superior al 80%, aunque su costo anual ($4,3 millones) está por sobre el promedio. La U. de Chile, por su parte, destaca porque su costo se mantiene dentro del arancel promedio, cuenta con el máximo de años de acreditación, alta empleabilidad (91,3%) y rentabilidad (75,7%), e ingresos esperados de entre $1,1 y $1,2 millones mensuales. Sin embargo, registra la mayor tasa de deserción del grupo (32,6%).