Simón Marginson

Las universidades chilenas en ascenso

El sistema chileno está tomando la delantera respecto de los de otros países latinoamericanos, como Brasil, Argentina y México. Pero es prematuro abrir botellas de champaña.

Simón Marginson

Simon Marginson
Profesor de Educación Superior Internacional Institute of Education, University of London, Inglaterra.
Co-editor jefe de la revista internacional Higher Education.

Chile ha mejorado su ubicación en el principal ranking internacional de sistemas universitarios, elaborado por la red Universitas 21 (un consorcio mundial de universidades de investigación). Se ha abierto una brecha entre Chile y los otros sistemas universitarios latinoamericanos considerados por ese ranking: Brasil, Argentina y México.

Sin embargo, sería prematuro abrir botellas de champaña para celebrarlo, ya que Chile aún permanece distanciado de los sistemas líderes, incluyendo los norteamericanos y europeos occidentales, ocupando la ubicación 35 entre los 50 países incluidos en la versión 2013 de ese ranking. Argentina ocupa la posición 40, Brasil la 41 y México la 43. Encabeza la lista Estados Unidos, gracias a su masiva producción científica. Lo siguen Suecia, Suiza y Canadá. Respecto al ranking 2012, Chile subió dos puestos, mientras que Argentina y Brasil disminuyeron.

El ranking de Universitas 21 pondera los sistemas nacionales en cuatro dimensiones: a) recursos invertidos en educación terciaria; b) ambiente (incluyendo una evaluación de cuán diversas, abiertas, meritocráticas y libres de interferencias gubernamentales son las universidades de cada país); c) vinculación internacional; y d) producción. Esta última representa el 40 por ciento del puntaje final e incluye el número de titulados/graduados y la cantidad y calidad de los artículos científicos.

En la dimensión recursos invertidos, Chile ascendió 10 lugares, alcanzando la ubicación 29 en el ranking 2013, muy por encima de Brasil, Argentina y México, ubicados en las posiciones 38 y 40, respectivamente. Chile destaca por el alto nivel del gasto privado. El gasto público continúa siendo relativamente bajo, aunque se ha incrementado. Expresado como porcentaje del PIB, el gasto total en educación superior de Chile está en el nivel de los países que son líderes mundiales en este rubro, incluyendo: Corea del Sur, Estados Unidos, Malasia, Arabia Saudita y Canadá.

Comparado con Brasil y México, Chile ostenta una alta tasa de matriculados y, aunque en este indicador Argentina le hace alguna sombra, produce más titulados/graduados en relación al tamaño de la población que ningún otro país de América Latina.

También supera al resto de la región en la dimensión ambiente, donde ocupa el lugar 26 del ranking 2013, pero sus cifras absolutas de producción son inferiores a las de sus pares regionales.

x Con respecto a vinculación internacional, los indicadores de Chile son dispares. Decepciona su bajo número de estudiantes extranjeros y, al igual que el resto de los países latinoamericanos, su impacto en internet es débil.

Por otra parte, las universidades chilenas tienen una alta proporción de colaboradores extranjeros en sus publicaciones, superando en este aspecto a las instituciones de Argentina, Brasil y México. La colaboración internacional ha incrementado la cantidad de las publicaciones científicas, la más alta per capita de la región, como también el impacto de las mismas. Esto último medido por el número de citas, indicador en el cual Chile también lidera la Región.

Sin embargo, Brasil es mucho más fuerte que Chile en el ámbito de la investigación. Esto se debe a su mayor tamaño y a la mayor cantidad de recursos que invierte en investigación y desarrollo. Incluso expresado como porcentaje del PIB, el gasto de Chile en este ámbito es inferior al de Brasil y Argentina.

Exclusivo para “El Mercurio” y G.E.A. Universitas.