Los estudiantes eligen una universidad generalmente guiados por el prestigio, recomendaciones de amigos, tradiciones familiares y campañas de marketing. Sin embargo, en la actualidad es posible encontrar bastante información reveladora del desempeño académico de una institución.

Por ejemplo, los resultados de los procesos de acreditación institucional que realiza la Comisión Nacional de Acreditación y de los diversos programas de estudio (carreras), el porcentaje de Aporte Fiscal Indirecto que recibe, la formación de posgrado que han tenido sus profesores, las tasas de deserción de alumnos, la duración real de los programas de estudio e, incluso, cuánto gasta cada una por alumno matriculado. Se suman a ellos los resultados de las pruebas para egresados de pedagogía y medicina y otros indicadores que también entregan información acerca de la mayor o menor calidad de una institución.

La clasificación que aquí propone el Grupo de Estudios Avanzados Universitas ofrece la posibilidad —además de entregar información que guíe a esos alumnos y sus familias en la elección de una institución de educación superior que se ajuste a sus necesidades— de ilustrar la heterogeneidad del sistema universitario chileno, servir como base para un estudio comparativo o ranking de la calidad y desempeño de las universidades con sus pares. Este es un aspecto sobre el cual existe bastante desconocimiento a nivel del público general.